Cómo nos influyen los colores que nos rodean

Empezamos nuestro blog como no podía ser de otra manera, con algo que nos identifica mucho: LOS SENTIDOS. Hoy os queremos hablar de cómo influyen los colores en nuestro bienestar emocional y cómo elegirlos a la hora de plantearnos pintar nuestra casa o nuestra oficina.

De acuerdo con la psicología del color, cuando estamos en espacios con colores llamativos y vibrantes, podemos sentir una sensación de aturdimiento, con colores apagados y tonalidades grises, el espacio se convierte en un lugar más apático y calmado, esto es consecuencia de la influencia que tienen en nuestras emociones y cómo causan un efecto en nuestros sentidos.

Por ello es muy importante no dejarnos llevar por nuestra primera impresión. En el mundo de la publicidad, se buscan relaciones que impacten en el consumidor, en cambio en el ámbito de la arquitectura debemos tener presente la sensación que nos transmiten más allá de nuestra preferencia inicial.

konzept

Aplicados al mundo del interiorismo y la decoración, estas son algunas de las características que se les asocian y donde recomendamos aplicarlos:

ROJO es el color de la pasión, la estimulación, la fuerza y la vitalidad. En interiores se utiliza en zonas donde queremos realizar alguna actividad, nunca hemos de elegirlos para espacios relajantes puesto que pueden tener el efecto contrario.

Si oscurecemos la tonalidad tendiendo al granate o color vino, se vuelve más calmado. Se puede usar combinándolo con tonos neutros (beige, arenas, colores pastel…) para aportar una nota de color pero sin demasiado protagonismo.

Si por el contrario lo aclaramos, consiguiendo un tono rosado, su aspecto denota delicadeza y dulzura, suaviza los espacios y genera calma.

Combínalo con elementos decorativos

VERDE: Este color tiene más connotaciones positivas que negativas ya que se asocia a la juventud, la esperanza, lo ecológico, el crecimiento y la seguridad. Es un tono que en cualquiera de sus variables nos aporta relajación y bienestar.

Su eso está extendido en dormitorios, salas de estar y tendencia en cocinas, donde poco a poco va consiguiendo un hueco en gamas que tiran hacia el menta o el verde agua.

Si elegimos su variante más oscura, debemos tener en cuenta que hay que añadir elementos decorativos que vibren como dorados, plateados o amarillos, el resultado de combinar ambos, es simplemente espectacular.

El color elegido para este 2019 es el PANTONE 16-1546 LIVING CORAL, un tono animado, sociable, optimista, vital, que apuesta por la vida, aporta energía y dinamismo a los espacios y a la vez les da un toque de distinción y elegancia. Según Pantone “Es calma y serenidad” ya que está muy ligado a los colores de la naturaleza.

AMARILLO: Es la luz, la energía, la felicidad, la diversión, el optimismo y la creatividad, es el oro de los colores, se relaciona con el poder, la abundancia y la fuerza, pero tiene también su lado ambiguo ya que puede transmitir irritación si no se usa con precaución.

Este color nos va a encender los espacios y a transmitirnos energía positiva, pero cuidado con abusar de él porque en grandes cantidades el efecto, igual que el color rojo, puede aturdirnos.

En tonos pastel y tonalidades mostaza es un acierto seguro para pintar paredes.

AZUL: El azul es sinónimo de libertad, armonía, fidelidad, frescura, calma, seguridad e inteligencia. Es un color muy corporativo y atrae a empresas de todo tipo que quieren transmitir confianza y pureza.

En lo que a nosotros nos concierne, el azul está totalmente permitido en cualquier espacio, es un color que nos va a aportar calma y tranquilidad ya sea en un tono cielo como en uno más navy. Si se combina con blancos el resultado es pura elegancia.

MORADO: Este color lo incluimos por el uso extendido que tiene en espacios donde queremos resaltar la elegancia, el lujo, la sofisticación y la espiritualidad.

Si lo mezclamos con blancos, conseguimos un lila que aporta relajación y si le damos intensidad gana en energía.

GRIS: La mezcla del negro y del blanco. Para muchos es un color indeterminado, mediocre, sin personalidad, pero en el mundo de la psicología del color se lleva otra nota, la de la paz, la tenacidad y la tranquilidad.

Su uso en interiores ha ganado fuerza en estos últimos años ya que es un tono neutro que admite cualquier combinación que le añadas. Se realza con colores intensos, con tonos pastel o texturas protagonistas, además, pintar paredes en tonos grises nos permite con un pequeño toque de pigmento llevarlo sutilmente a cualquier gama, ya sean azules, verdes, plateados etc.

A nosotros nos encanta recomendarlo en varias temperaturas para generar volúmenes a los espacios sin llegar a aturdir y para todos aquellos que rechazan el blanco por parecerles demasiado sencillo.

NARANJA: Asociado al entusiasmo, la creatividad y el éxito, el naranja puede crear ambientes vibrantes. Es recomendado en espacios para el público donde queremos usuarios activos y animados.

Para interiores de vivienda, puede ser un color demasiado intenso con el paso del tiempo, pero no debes renunciar a él porque se puede adaptar para conseguir otros efectos. Si rebajamos su vibración y lo transformamos es pastel, es perfecto para aportar frescura y optimismo. Si le llevamos a tonos más ocres, nos aporta seriedad y elegancia.

BLANCO: Qué decir del blanco, es EL COLOR por excelencia. Significa pureza, sencillez, paz.

Transmite tranquilidad, armonía y se queda siempre en un segundo plano cuando le combinamos con cualquier otro color, le ayuda a resaltar, al igual que ayuda a los espacios a generar amplitud.

Es un color que nunca falla, siempre un acierto.

Aprovechamos para hablaros de los blancos rotos que tantos nos pedís cuando llega la hora de sacar la paleta de colores en la obra. Al igual que las tonalidades grises, los blancos se pueden pigmentar sutilmente para aportar una nota de color y romper esa pureza, de este modo, podemos aportar un toque de personalidad sin arriesgar demasiado.

BEIGE Y MARRÓN: Lo incluimos en la lista por partida doble porque son dos tonos muy usados en interiorismo. Los colores arena o tierra, son amigos de los ambientes relajados, clásicos y elegantes. Son tonalidades que casan muy bien con el resto de los elementos, transmiten esa sensación de naturalidad y confort que siempre buscamos en un hogar.

Topo, visón, nude…son términos que han ido apareciendo a lo largo de estos últimos años y que nos sirven para identificar ambientes naturales, espacios ligados a la tierra que nos evocan sensaciones de tranquilidad y sosiego.

NEGRO: En el mundo de la arquitectura, el color negro lo empleamos cuando queremos resaltar el poder de un lugar, cuando queremos hacer visible un elemento. Es un color muy potente que nos transmite elegancia, formalidad, sobriedad y algo de misterio.

Es recomendado en espacios puntuales, ya que absorbe la luz y resta protagonismo a quien lo acompaña.

En konzept nos gusta utilizar papeles pintados para combinar con los colores elegidos de pintura, visten las estancias, aportan textura y personalidad.

WhatsApp chat