Casa Decor 2020 al detalle

Cada edición es única e irrepetible, como son así también los proyectos que presentan 64 estudios de interiorismo, diseño y arquitectura, con materiales y productos de más de un centenar de empresas participantes.

Como es habitual, en cada Exposición se muestran espacios reales, que nos avanzan las nuevas formas de vivir y habitar una vivienda. A los tradicionales salones, comedores o dormitorios, se suman novedosas propuestas habitacionales, que amplían el abanico de posibilidades.

Así, las zonas de estar rescatan una nueva versión de la clásica barra de bar de los años 50. Los dormitorios ya no se conciben sin su zona de baño, vestidor o rincón de belleza y tocador. Las cocinas reclaman cada vez más atención, convirtiéndose en espacios ultramodernos y sofisticados, sin perder un ápice de calidez. La misma tipología del edificio, con techos de 4 metros de altura, molduras originales y suelos de pino melis, ha servido de inspiración para reinventar espacios decimonónicos con una visión del siglo XXI.

Han pasado 116 años desde su construcción y, sin embargo, el edificio vuelve a la vida con una nueva luz, rescatando lo mejor del pasado e integrando una mirada modernizante y vanguardista a sus interiores.

Esta es una edición que apuesta decididamente por los materiales naturales y de origen orgánico: madera, ladrillo, arcilla, algodón, mimbre, arena de playa, bambú… Todo ello, trabajado de forma manual, lo que aporta riqueza artesanal a cada ambiente. Y por supuesto, mucha vegetación ornamental, plantas de interior y arte floral completan las estancias donde se respira Naturaleza.

La gama cromática, en consecuencia, busca ese reflejo telúrico en colores crudos, ocres, tierra, sepias, marrón, arena o gris nube. El color blanco, con diferentes matices, también es el protagonista de espacios de inspiración mediterránea y nórdica. Sin embargo, en el crisol creativo de Casa Decor, no podían faltar los espacios de colorido explosivo, que rompen la serenidad cromática con mezclas en aparencia imposibles, capaces de conjugar con éxito estampados geométricos con diseños de evocación selvática.

Como viene siendo una constante en los últimos años, la piedra está presente en numerosas estancias: caliza, pizarra, mármol o alabastro revisten paredes y suelos, y conviven en armonía con materiales sinterizados, porcelánicos, cerámicos o laminados.

En esta edición el visitante podrá encontrar exquisitas piezas de anticuario, como lámparas de cristal, cómodas y curiosos objetos de coleccionista. Las obras de arte, en todas sus manifestaciones –obra pictórica, escultura, fotografía, etc.– salpican los espacios enriqueciendo las propuestas decorativas.

Otros recursos estilísticos que se asientan como tendencias 2020 los encontramos en el uso de la palillería de madera, el cristal, los espejos, el latón o las molduras en un sinfín de aplicaciones.

Se rescata la belleza límpida de las casas mediterráneas, con paredes encaladas, objetos de barro y muebles de madera. Se manifiesta un claro gusto por todo lo rústico y natural, dando valor a objetos simples y sencillos, como una sartén, una cesta, un botijo o las cerámicas de la cocina.

De forma simultánea, estos interiores naturales gozan de sofisticados sistemas eléctricos y domóticos, que cuidan al detalle la iluminación creando diferentes escenas para distintas horas del día. Tras el cascarón artesanal de los espacios, con cuidados trabajos de ebanistería, escayola, cerámica u orfebrería, subyace un universo tecnológico que aúna ambas vertientes en pos de la confortabilidad y la eficiencia energética de los hogares.

WhatsApp chat