El proceso de reforma integral paso a paso

Teníamos muchas ganas de hacer este post para que conocierais un poco mejor el trabajo que hay detrás de todas esas reformas y los grandes profesionales que las hacen posibles.

Hoy en día encontrar perfiles que estén especializados en los diferentes oficios que necesita una obra es complicado, ya que el trabajo artesanal requiere una especialización y vocación que parece pasada de moda en este mundo tan tecnológico en el que vivimos.

En konzept tenemos mucha suerte porque contamos con equipos completos de oficiales (fontaneros, electricistas, albañiles, soladores, carpinteros etc.) que hacen que lo que juntos proyectamos, se convierta en realidad. Hoy nuestras letras, van dedicadas a todos ellos y les damos las gracias por formar parte de este gran equipo.

Toda obra comienza con las demoliciones. En este punto somos conscientes del espacio real con el que contamos.

Una vez realizada la demolición y limpia la obra, nos reunimos con el cliente para replantear sobre el terreno. Esta segunda fase es muy importante para nosotros ya que es donde realmente se muestra el espacio “desnudo” y donde podemos enseñaros mejor lo que hasta ahora, eran solo unos planos.

Marcada ya la futura tabiquería que delimitará las estancias, empezamos a levantarla.

Paralelo a este proceso, juntos vamos seleccionando los materiales que revestirán esas paredes y los muebles que formarán el conjunto (azulejos, muebles de baño, sanitarios, cocina, armarios, puertas etc.)

Volvemos a la obra para ver el resultado y poder empezar a proyectar las instalaciones. De nuevo sobre el terreno porque creemos que es la mejor forma de que visualicéis las necesidades. Previamente habremos hecho unos planos de electricidad, fontanería, calefacción y aire acondicionado (si lo hubiera) para enseñaros y ajustarlos.

Este punto intermedio de la obra avanza a un ritmo menos visual para el cliente, pero es lo que hará que una vez finalice, todo funcione correctamente.

Tras la instalación de la electricidad, la fontanería, calefacción y aire acondicionado llega el turno de las ventanas, se alternan muchas veces en el transcurso de la obra y no siempre coincide con este momento, pero no es algo que interrumpa a otras actividades ya que se trabaja en las fachadas y no necesita un momento exacto de colocación, si de fabricación por ello solemos ponerlas en marcha al inicio de la obra.

Ya habremos elegido y pedido los materiales de los baños y cocinas, llega su turno, empezamos a vestir las paredes y los suelos.

Podemos empezar a montar los falsos techos donde los hayamos marcado.

Una recomendación que os hacemos siempre es la colocación de falsos techos en la vivienda, existen varias razones para ello pero la principal es la facilidad para el mantenimiento futuro de las instalaciones.

Piezas que hayan sido diseñadas a medida, tales como cerrajerías, muebles a medida, librerías de obra etc. Se intercalarán en el proceso constructivo según corresponda.

Llega la cocina, empezamos a visualizar por primera vez cómo va a ser nuestro nuevo espacio renovado. Una vez que se instala la cocina, se mide la encimera, para que encaje perfectamente.

Empezamos a colocar suelos de tarima o madera, si son porcelánicos lo habremos hecho previamente junto con el resto de los azulejos.

Es momento de sacar la paleta de pintura para elegir el nuevo color de nuestras paredes. Si hemos optado por colocar papel pintado, también es su turno. Hacemos muestras en las paredes para que veáis el resultado final y podáis valorarlo con la luz natural del espacio.

Puertas y armarios llegan a la obra, eso significa que estamos a solo unos días de terminar.

El trabajo finaliza con la recepción provisional y los remates de obra. Revisamos con vosotros que todo esté correcto, que todo funcione y que no haya ningún desperfecto a excepción de las tolerancias. Recordar que es una reforma, no una obra nueva y siempre existen tolerancias que tenemos que tener en cuenta.

Ahora que conocéis el proceso que llevan las reformas integrales, sabemos que entenderéis mejor el trabajo que hay en todo ello, los detalles, el esfuerzo y los plazos que se estiman para ejecutarla. Un trabajo bien hecho requiere su tiempo por mucha especialización que tengamos. No olvidemos nunca que somos artesanos.

(Todas las fotos mostradas corresponden a obras realizadas por konzept)

WhatsApp chat